By - - 0 Comments

El microondas daña los alimentos. Las ondas del popular horno microondas, con una frecuencia de 2.450 MHz, generan una agitación de las moléculas de agua que es la responsable de calentar el alimento, pero no lo contamina, aunque sí es cierto que los utensilios de plástico o de metal liberan toxinas, explica la bioquímica especialista en nutrición Olga Cuevas en el libro “El equilibrio a través de la alimentación“. Este baile de moléculas, según la bioquímica, desorganiza los constituyentes y es muy probable que forme una gran cantidad de radicales libres, lo que tiene un efecto desvitalizante del alimento que apenas se observa en personas sanas, pero debilita a las enfermas. Por tanto, el microondas no daña los alimentos, aunque, como todo, hay que usarlo correctamente.

El Gran Colisionador de Hadrones destruirá la Tierra. Un documental de la BBC en mayo de 2007 advirtió de que la Tierra podía ser destruida por agujeros negros creados por el Gran Colisionador. Según la revista Physics World, esto no es así: “Los aceleradores de partículas no pueden producir agujeros negros“. Los físicos ya habían tenido en cuenta este peligro y lo habían desechado cuando se construyó el Colisionador de Iones Pesados Relativistas en el Laboratorio Nacional de Brookhaven, en 2000.

La gasolinera puede arder con un celular. Desde 1999 corre por Internet una carta que, supuestamente, manda un gerente de la compañía Shell, advirtiendo del peligro de repostar gasolina mientras se habla por teléfono móvil o cuando éste suena, ya que el timbre puede hacer saltar una chispa. Esto es imposible, explica José Luis López, de VS Antivirus, ya que los móviles modernos no llevan elementos que produzcan chispas: “Jamás ha ocurrido un accidente así“.

micro

 

El avión cae con una llamada. Los móviles encendidos pueden generar interferencias de radio cada vez que emiten una señal para conectarse con la estación base. En abril del pasado año, la Comisión Europea permitió el móvil en los aviones con la condición de que éstos llevasen tecnología que conectase, a una frecuencia baja, los celulares vía satélite y no a las redes terrestres, que era lo que causaba interferencias en las comunicaciones. Tampoco es cierto que los móviles generen averías en los electrodomésticos o interfieran en los aparatos de hospitales, aunque hay que tener precaución con los marcapasos y audífonos, según el estudio Enterrando los mitos médicos, de la Escuela de Medicina de Indiana y publicado en el British Medical Journal”.

Sordos con el iPod. No es el iPod el que deja sordo, sino escuchar música con el volumen al máximo en un reproductor con auriculares de botón. El volumen debe ser moderado, de forma que podamos escuchar también los ruidos de la calle y la gente que hay alrededor, afirma un estudio del Comité Científico de Riesgos Sanitarios Nuevos y Emergentes de la Comisión Europea, que señala que los europeos que usan un reproductor MP3 todos los días durante una hora y lo ponen a más de 89 decibelios podrían sufrir sordera.

Estériles por el portátil. Trabajar con el portátil en el regazo eleva hasta dos grados la temperatura de la zona testicular, haciendo disminuir la producción de espermatozoides. El Instituto Barcelona de Sexología lo confirma: “El calor en los genitales origina poca movilidad espermática y conlleva un riesgo de esterilidad. Es algo conocido por los camioneros que, al estar todo el día sentados, se les calientan los genitales“. Pero no hay estudios que permitan afirmar que produce impotencia.

El Wi-Fi afecta a la salud. Según la OMS, trabajar con un router Wi-Fi al lado, en principio, no puede afectarnos: “Dada la baja exposición de las ondas no hay evidencias científicas de que los campos electromagnéticos producidos por routers sean perjudiciales”. En cuanto a las ondas Wi-Fi en general, Ramón Roca, de (Guifi.net), asegura: “La televisión o los móviles producen emisiones mucho más fuertes que el Wi-Fi, que sólo funciona por los tejados y no se mete en las casas ni baja a pie de calle“.