By - - 0 Comments

Microsoft está reinventándose. De a poco ha ido mostrándonos pequeños cambios, desde darle un aire fresco y simple a su logotipo hasta revelar los productos que próximamente invadirán el mercado IT como Surface, Windows 8 y ahora, el lanzamiento oficial de Windows Server 2012, un OS desarrollado y basado completamente en la nube.

Desde ayer está disponible este nuevo servidor que supone la superación de sus anteriores servicios de sistemas de centros de datos. La promesa básica de Windows Server  2012 es ofrecer avances significativos en capacidad de almacenamiento, networking, virtualización, escalabilidad y automatización.

“Creemos que el software jugará un papel clave en esta nueva era. En concreto, el valor del software que se manifiesta como un nuevo sistema operativo para la nube”

Dijo Satya Nadella, presidente de la División de Servidores y Herramientas de Microsoft. Y es que esta plataforma no es nada más que la respuesta a las múltiples demandas de aplicaciones inteligentes y personalizadas y al aumento de datos, lo que requiere más potencia, más conectividad y efectividad en velocidad y uso de hardware.

De acuerdo con Microsoft, empresas de todos los tamaños podrán establecer un centro de datos “sin fronteras” que les permitirá reducir costos y migrar hacia un nuevo nivel del valor del negocio. Lo anterior porque los servidores en la nube ofrecen ventajas enfocadas no solo a mejorar la productividad informática sino también al ahorro en tiempo invertido para gestionar servidores y redes, costos de infraestructura, utilidades e instalaciones.

Son cuatro versiones de Windows Server 2012 las que Microsoft pone a disposición de los clientes, de acuerdo a sus necesidades: Datacenter, para empresas con una alta demanda de virtualilzación; Standard, para entornos poco o nada virtualizados; Essentials, dirigido a pequeñas empresas con un máximo de 25 usuarios y Foundation, destinado a empresas de hasta 15 usuarios.

Infografia de Windows ServerAgrandar