By - - 0 Comments

El Slow motion o cámara lenta es un efecto visual muy utilizado en la creación de videos para potenciar el dramatismo de una escena o destacar detalles de una imagen.

Slow Motion

Consejos para crear vídeos en slow motion

Fotogramas por segundo (fas): cuantos más fas grabes con la cámara, más “información” tiene el video y menos fotograbas tiene que replicar el programa para generar el efecto slow motion. Si por el contrario, grabas a un número bajo de
fotograbas se producirán los típicos saltos de imagen. Para que tengas una referencia, puedes grabar usando el parámetro 720p a 50fps (Pal) o 60fps (Ntsc).

Duración del video: se recomienda utilizar el recurso de cámara lenta en escenas concretas que se quieran destacar de una grabación o en videos cortos. Por el contrario, en videos largos puede resultar aburrido y perder el efecto sorpresa.

Escenario: para grabar una escena que editaremos en slow motion, es recomendable optar por un plano fijo donde puedas plantar la cámara. Para facilitar el proceso de grabación y edición evita grabar en movimiento. En cuanto al contenido de la escena, es más probable que la calidad de la imagen resulte más alta si grabas en un mismo fondo, como por ejemplo una pared o un cielo. Cuantos más objetos se crucen en la escena, más complejo es el proceso de edición.

Tipo de plano: Opta por planos abiertos que den información de lo que pasa en el escenario en vez de planos detalle de algo en concreto. Si por ejemplo, grabas a una persona en movimiento a 50 cm de la cámara, es más probable que se produzcan saltos de imagen que si te alejas y grabas con un plano que capte más información de la escena.

La iluminación: Evita el contraluz para que no aparezcan sombras y descarta las escenas nocturnas si no dispones de un equipo fotográfico que te permita grabar con buena calidad. En el caso de interiores, puedes utilizar un foco para ganar más luz.

Estabilidad: el uso de trípode nos garantiza la estabilidad de la imagen, sin embargo, recomiendo el programa ReSpeedr con el que se puede estabilizar la imagen para corregir las distorsiones que se producen por el movimiento de la cámara.